Agosto 2019 - De vuelta

25 Agosto 2019

¡¡ Objetivos cumplidos !!

De vuelta, iba a decir “a casa” pero no sería cierto, Obo es también nuestra casa, nuestra familia, familia que nos acoge con amor, alegría y cánticos; familia que hace de escudo, literalmente, ante la más mínima inseguridad.

Cuando en las reuniones de ayuda humanitaria o de seguridad se hace referencia a “vuestra zona de trabajo” nos resulta extraño, no es nuestra zona de trabajo, compartimos el día a día con la comunidad, no trabajamos sino que intercambiamos cultura y conocimientos.

Yo he aprendido que para la picadura de serpiente lo mejor es la cebolla y ellos aprendieron el uso de la hidrocortisona, entre una y otra salvamos muchas vidas. 

Después de tantos años entre ellos me siguen queriendo tocar, mi cara, mi pelo, como si esperaran un milagro, como si pudiera transmitirle la solución a sus problemas, pero me tocan, me miran me sonríen y nos abrazamos…. esa corriente de amor y ternura no se puede describir con palabras, hay que sentirla. Y preguntan por mis hijos, nietos y toda la familia como si de la suya se tratara.

Aunque a través de las fotos que hemos podido ir enviando se puede decir: ¡¡ OBJETIVOS CUMPLIDOS !!, queda mucho por hacer aún.

Al venirnos todo es un solo una palabra se repite una y otra vez "Merci, Merci a tous les voluntaires qui nous appui" y os transmito sus GRACIAS a todos los voluntarios que nos apoyan...y allí quedan esperando nuestro regreso con más ilusión y esperanza en esa Reconstrucción en Unidad y Dignidad.

Algunas anécdotas de las miles que hemos vivico las iré contando poco a poco porque después de 11 años en Centroáfrica, uno cree haber visto y vivido todo lo que puede sorprender... pero nada más lejos de la realidad.

El mismo día de llegada, aún con las maletas por medio y parte de la población en nuestra casa, una chica se sienta frente nosotros sin quitarnos ojo. Mira que te mira casi hasta hacernos sentir incomodos. El resto mira la escena con una sonrisa, expectantes.

Una situación de mutua observación, le sonrío y pregunto qué pasa y lo que vino a continuación fue inaudito. Esta chica, Habiba, perteneciente a una tribu nómada, los Peuls o Mborolos , desplazados y refugiados en Obo, donde pretendían asentarse cansados de guerra y enfermedades y porque les habían matado el ganado.

 

Desde que supo que veníamos andaba merodeando. NUNCA HABIA VISTO UN BLANCO. Se me vino a la memoria la imagen de una chimpancé en el zoo de Santillana del Mar que se ocultaba con su cría de las miradas curiosas de los visitantes. Me acerqué a ella, nos tocamos, me mesó el pelo y acarició la cara. Le pregunté su nombre pero ella a mí no, no lo necesitaba, yo era la MONZÚ (la blanca).Vino cada día y cada tarde. Nuestro lenguaje fue la sonrisa, la mímica y algo más.

De esa tribu solían salir los rebeldes por lo que eran acogidos con recelo y con recelo, por una parte de la comunidad, se acogió nuestra relación. Poco a poco venían otras mujeres Mborolas, las hijas, los niños y un día visitamos su campamento, acudían al hospital con sus secos pechos y desnutridos bebés… ¡se incorporaban a la comunidad¡ incluso algunos niños se atrevieron ir a la escuela… Cuando dejamos Obo, esta tribu nómada, sin ganado, sin agua sin nada más que la idea de comenzar en un asentamiento y dar cierta estabilidad a sus familias pueden moverse libremente aun cuando viven alejados de la villa. Se les ha dado una parcela, pueden entrar y salir, pero sus cultivos deberán hacerlos dentro del recinto con lo cual el espacio se irá reduciendo si quieren comer. Han criado gallinas para vender los huevos. No comen de sus gallinas porque entonces no tendrían dinero para comprar medicinas. Le compras por 1000 cfas (1,5€) y después te piden que les des algo para comer de lo que le has comprado. La primera vez, no teníamos cambio, eran 1500 cfas, -dame 2000 y mañana te traigo 500, se los di sin esperar vuelta por supuesto… pero allí estaba al día siguiente con los 500 de vuelta… eso sí diciendo que tenía hambre y se los dieras. Gesto de honestidad.

Esta es MARIAM mas bien parecía salida de un belén que de una revuelta congolesa.

Administrador
Buscador

Contacto

Suscríbete a nuestras novedades

Déjanos tu e-mail y te mantendremos informado...

Ajustes de privacidad
Decide qué cookies quieres permitir.
Puedes cambiar estos ajustes en cualquier momento. Sin embargo, esto puede hacer que algunas funciones dejen de estar disponibles.
Este sitio web no podrá:
    Este sitio web podrá:
      INDICE